viernes, 30 de mayo de 2008

La archi-reiterada acusacion de ARCHI



El día 25 de abril se realizo la Asamblea de ARCHI, y nuevamente nos encontramos con duras criticas a nuestro gremio de radios comunitarias, que , a su juicio, “estaríamos operando en franca ilegalidad”.

La reiterada critica de ARCHI es que nuestras radios comunitarias “operan comercialmente, emiten publicidad, emplean potencias muy superiores a la autorizadas, alteran sus antenas, amplían su zona de servicios, cambian sus frecuencias y modifican el proyecto aprobado, pasan meses fuera del aire, no cumplen con los plazos fijados, aumentan y disminuyen potencia “ * (Revista ARCHI )

Desde siempre nuestra Asociación ha mantenido la voluntad y el respeto a la Ley. A pesar que el actuar marco regulatorio es restrictivo y discriminatorio, nuestro espíritu siempre ha sido el mejorar y tener una Ley propia para medios comunitarios que responda a marcos legales universalmente aceptados.

El difícil acceso a la concesión o legalización
En materia de radiodifusión en nuestro país, existe el problema que muchos
ciudadanos buscan acceder al espectro radioeléctrico y “que todo Estado debiera
garantizar” .

Los principales problemas que se han visto enfrentados los grupos y
organizaciones sociales para obtener una radio de mínima cobertura son :
La no apertura de Concursos Públicos para participar y obtener las concesiones en las comunas requeridas.

Antes los postulantes debían enviar una carta y se solicitaba la apertura de concurso en la comuna respectiva. Hoy día se debe presentar un proyecto de viabilidad (indicando el dial que se postula) . Un trabajo que antes hacia la Subtel , hoy lo hacen los postulantes debiendo contratar los servicios de un Ingeniero o técnico , cuyo valor promedio bordea los $ 50.000.-

Existen instituciones que en múltiples oportunidades participan de los Concursos Públicos, no pudiendo obtener la frecuencia deseada, debido a que en los Concursos Públicos y para algunas comunas, participan alrededor de 12 instituciones ,otorgándose solo una concesión por comuna.

Existen empresas privadas que limitan la factibilidad de ganar a organizaciones e instituciones con amplio respaldo y trayectoria social, debido a que participan de los Concursos Públicos, no tan solo en una, sino en numerosas comunas del país.
Participar en el Concurso Público significa presentar un proyecto de un valor de $ 300.000 por proyecto.- Lo que hace que muchas organizaciones sociales se vean impedidas de acceder por la carencia de recursos .

Adicionalmente, cuando se establecen empates en el Concurso Público, estos se resuelven ,no por los antecedentes legales y trayectoria de la institución, sino por la suerte que otorga el “sacar la bolita con el numero mayor “.-
Por otra parte , muchos de los concesionarios con personalidad jurídica y giro comercial, han hecho un “éxodo” a la mínima cobertura, las que, una vez en sus manos, son gestionadas y administradas comercialmente, evitando tener competencia en su comuna o región.-

El watt de la impotencia
Los estudios realizados por ANARCICH dan cuenta que el watt de potencia no “garantiza “ una libre recepción nítida a los auditores, y entre otros temas la Ley establece que debe entregarse “un buen servicio” a la comunidad. El watt no garantiza un buen servicio, situación reconocida también por ARCHI cuando señala que “nadie va a escuchar a una emisora cuya señal no llegue totalmente nítida.”: Situación aun más compleja cuando se autorizan permisos de concesiones que deben operar con menos de 1 watt “ (000025 watt ).

Consideramos que mantener el watt de potencia es una vía indirecta para limitar y restringir el derecho a la libertad de expresión afectándolo en su esencia . Además se deben aceptar las fiscalizaciones reiteradas y “prolijas” en búsqueda del “respeto a la norma “. Norma que dista mucho de ajustarse a las normas universales.

Tal como señala la normativa internacional de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos en su declaración de Principios sobre Libertad de Expresión (octubre2000 )

• “Resulta inadmisible el establecimientos de marcos legales discriminatorios que obstaculizan la adjudicación de frecuencias a radios comunitarias.
La necesidad creciente de expresión de las mayorías minorías sin acceso a medios recomunicación , y sus reivindicaciones del desarrollo de comunicación, de libre expresión de ideas, de difusión de información hace imperante la necesidad de buscar bienes y servicios que les aseguren condiciones básicas de dignidad , seguridad subsistencia y desarrollo no pueden restringir el derecho de expresión por vías y medios indirectos, tales como el abuso de controles oficiales e impedir la comunicación y la libre circulación de ideas y opiniones”.por parte de la ciudadanía.

Por otra parte, no debe ser desconocido para Archi, que existen cientos de radiodifusores comerciales que transgreden esta normativa técnica que dicen defender. Que estando autorizados a transmitir con 10.000 watt lo hacen con 20 mil, cambian sus estudios y plantas transmisoras, etc

Exigir que se resguarde los derechos de la radiodifusión y la armonía del espectro
radioeléctrico, no es solo un tema de las radios comunitarias sino de toda la
radiodifusión chilena. Y, como bien dice la sabiduría popular, “la caridad siempre
debe partir por casa”.

Publicidad para vivir y no vivir de la publicidad

Otro aspecto que se critica es la difusión de publicidad. ARCHI se aferra fuertemente a que las radios comunitarias no deben tener este derecho. ¿Cual es el temor de Archi?.. ¿la competencia?. Si ellos siempre han defendido la libertad del mercado, fundamentado en la libre competencia, entonces ¿porque cuando se trata de que las radios comunitarias ejerzamos ese derecho...? Se nos niega.
Las radios comunitarias entendemos que si bien nuestra opción es altruista, y de servicio a la comunidad.. El vender publicidad no conspira contra los objetivos sociales, ni tampoco cobrar salarios dignos por el trabajo realizado. Lo comunitario no quita lo rentable Pese a ello, las radios han desarrollado estrategias creativas de sostenibilidad .-

Las radios comunitarias se establecen como organizaciones sin fines de lucro, lo cual no impide implementar estrategias de sostenibilidad que incluya el arriendo de espacios radiales, convenios y proyectos con instituciones de la comuna , y constituirse así en empresas rentables. Son radios que ofrecen programación educativa, distinta de la uniformidad del mercado que manda el dial comercial. Su gestión y administración son colectiva, y creen que la utilidad producida debe ser reinvertida en la propia radio .-
El Estado debe proveer la legalidad que les corresponde

En resumen, y de acuerdo a los problemas presentados, no existe una voluntad de permanecer ilegal o violar los marcos legales vigentes por quienes no han podido obtener la concesión . Y por otra parte , los actuales concesionarios de mínima cobertura apelan a mejorar el actual marco regulario que los discrimina y limita en su desarrollo. Para lo cual, es deber del Estado proveer la legalidad correspondiente.

Actualmente Anarcich y el Gobierno han realizado una propuesta de Ley de Radio Comunitaria que busca resolver los problemas antes planteados y mejorar la actual situación de discriminación con éstos medios.-

Nuestro animo, también es sentirnos orgulloso de tener una Ley de Telecomunicaciones, que no discrimina, ni limita la libertad de expresión y garantiza a la ciudadanía su libre acceso. Que considera la actividad radial no tan solo sujeta a la norma técnica, sino a los marcos jurídicos como es la Convención Americana de Derechos Humanos.

Esperamos que la voluntad y apoyo que dice ARCHI tener “para resolver los problemas de la radiodifusión“, no se limite a “impulsar iniciativas parlamentarias que intentan penalizar las actividad de las radios comunitarias” o ser un obstáculo, para que la radiodifusión comunitaria logre tener mejores condiciones técnicas y de sustentabilidad para su desarrollo.-

ARCHI debe tener presente que el espectro radioeléctrico les pertenece a todos los chilenos, que las radios comunitarias son una realidad a lo largo de todo el país y alrededor del orbe, y que no es apelando a sanciones penales, persiguiendo o presionando para mayores fiscalizaciones, como se arreglan los problemas de la radiodifusión, sino impulsando un nuevo marco regulatorio que de cuenta del derecho a expresión de la ciudadanía organizada y la democratización de la comunicación.

Es tiempo de renovación y no solo de liderazgos, sino también y por sobre todo a nivel de ideas que confluyan hacia el desarrollo de la comunicación ciudadana, transformando la protesta en propuestas.-

Las radios comunitarias somos un complemento y “no una competencia” para la radiodifusión chilena. La practica, el diálogo, el apoyo recibidos de cientos de radiodifusores y “hombres de radio”, a lo largo de todo el país, son testimonio claro de que es posible convivir y compartir con mutuo respeto el dial .

Muchas de nuestras radios se han constituidas en verdaderas escuelas de aprendizaje y lugar de “práctica” para las futuras y futuros comunicadores.

Las radios comunitarias estamos convencidas de nuestro aporte a la ciudadanía y seguiremos garantizando la participación de la sociedad civil en nuestros medios . Promoviendo el respeto, la participación ciudadana , la diversidad y el más amplio pluralismo informativo para todos los chilenos.- .

Alberto Cancino Sánchez
Presidente Nacional
ANARCICH A.G.
Asociación Nacional de Radios Comunitarias y Ciudadanas de Chile.